lunes, 22 de abril de 2019

La Delegación de Enseñanza organiza la ‘II Gymka-reli Asidonia-Jerez’ para alumnos de 2º de E.S.O. de los institutos de la Diócesis


Tendrá lugar el miércoles 24 de abril como gymcana que propondrá pruebas que harán que sus 350 participantes recorran diversas iglesias del centro de Jerez

Jerez, 22 de abril de 2019.- Unos 350 alumnos del curso 2º de ESO que están matriculados en la asignatura de Religión y Moral Católica en diversos institutos públicos de toda la Diócesis, acompañados por alumnos mayores que harán de monitores, participarán  en la II Gymca-reli Asidonia-Jerez, una iniciativa de la Delegación de Enseñanza que, tras el éxito de la primera edición, regresa con pruebas con las que recorrerán las diversas iglesias de la ciudad.

Arroyo Hondo y Astaroth de Rota, Dra. Josefa de los Reyes, Lola Flores, Fernando Savater y La Granja de Jerez de la Frontera, José Luis Tejada, Mar de Cádiz y Santo Domingo de El Puerto de Santa María y Zaframagón de Olvera son los institutos partipantes en esta convocatoria, una gimcana colaborativa en la que equipos formados por alumnos de los distintos desarrollarán pruebas en el exterior y el interior de los templos, así como en los recorridos entre unas y otras.

Visitarán son San Miguel, Santo Domingo, San Marcos, San Dionisio y la Catedral donde concluirá a las 13 horas para la clausura de esta actividad cuyos objetivos son propiciar un encuentro entre alumnos de diferentes centros, aprender contenidos curriculares del área de Religión y Moral católica de forma creativa y colaborativa facilitando la adquisición de las competencias básicas, motivar al alumnado al conocimiento del patrimonio histórico de la ciudad de Jerez, interactuar con el medio físico y desarrollar la comunicación y las habilidades sociales.

La Delegación Diocesana de Enseñanza, que se propone mantener la actividad en próximos años dados los frutos que van detectando, cuenta con la colaboración de las editoriales Anaya, Casals, Edelvives, SM, Santillana, Vicens Vives y Edebé.



La primera semana de Pascua trae a Asidonia-Jerez dos ordenaciones diaconales, profesión solemne de votos y confirmaciones


Monseñor José Mazuelos Pérez presidirá todo ello así como una celebración pascual con el clero en el Seminario y otra conmemorativa del 50 aniversario del Colegio del Espíritu Santo, en El Puerto de Santa María

Jerez, 22 de abril de 2019.- El obispo diocesano de Asidonia-Jerez, monseñor José Mazuelos Pérez, tiene por delante una semana intensa en cuya agenda se contemplan las siguientes convocatorias que ahora detallamos:

  • Miércoles 24 de abril, 11:00 horas.- Celebración de la Pascua con el clero diocesano, en la sede del Seminario en jerezana calle Taxdirt.
  • Jueves 25 de abril, 10:30 horas.- Eucaristía conmemorativa del 50 aniversario de la creación del Colegio del Espíritu Santo, en El Puerto de Santa María.
  • Viernes 26 de abril, 20:00 horas.- Confirmaciones de fieles de la parroquia de San Benito y Colegio María Auxiliadora, en la Santa Iglesia Catedral.
  • Sábado 27 de abril, 11:00 horas.- Ordenación diaconal de los seminaristas Manuel Martín Carrasco y Arturo Fabero Becerra, en la Santa Iglesia Catedral.
  • Domingo 28 de abril, 12:00 horas.- Confirmaciones de fieles de la parroquia de San Isidro Labrador, de La Barca de la Florida.
  • Domingo 28 de abril, 17:30 horas.- Profesión solemne de votos de religiosas en el Monasterio del Espíritu Santo, en El Puerto de Santa María.


domingo, 21 de abril de 2019

Los fieles diocesanos de Asidonia-Jerez celebran la Resurrección de Cristo en los templos y las calles

Monseñor José Mazuelos presidió la Vigilia Pascual y la Pontifical en la Santa Iglesia Catedral de San Salvador

Jerez, 21 de abril de 2019.- Los cristianos reciben la Pascua conmemorando la Resurrección de Cristo, que llega abriendo el nuevo tiempo litúrgico de la mano de la Vigilia Pascual de la noche del Sábado Santo y la solemne pontifical de este Domingo de Resurrección. Monseñor José Mazuelos Pérez, el obispo diocesano, ha tenido a su cargo ambas en la Santa Iglesia Catedral de San Salvador.

Cada parroquia de Asidonia-Jerez ha acogido también estas celebraciones que completan las desarrolladas en el marco de la Semana Santa que concluye con ritos como los del lucernario o bendición y encendido del cirio pascual que representa a Cristo Resucitado y de cuya llama se toma la luz en sacramentos como el del Bautismo o expresiones de la piedad popular como la procesión tras la pontifical.

El pastor diocesano ha expresado su mensaje pascual felicitándola con una invitación a los fieles: “Dispongámonos a entrar en este tiempo de alegría y de fiesta. Pidámosle a nuestra Madre, la primera según piadosa tradición en ver a su Hijo resucitado, que por su poderosa intercesión nos conceda la gracia de experimentar en la propia vida la resurrección gloriosa de Cristo, que es también nuestra”.










sábado, 20 de abril de 2019

El último libro del historiador y jesuita Fernando García de Cortázar, contenido de la próxima la conferencia de la ACdP

‘Viaje al corazón de España’ será presentado el miércoles 24 de abril, a las 20:00 horas en el Obispado

Jerez, 20 de abril de 2019.- El centro en Jerez de la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP) convoca una nueva conferencia mensual, en este caso a cargo de Fernando García de Cortázar, conocido historiador y jesuita que disertara sobre su último libro ‘Viaje al corazón de España’. Tendrá lugar el próximo miércoles 24 de abril, a las 20:00 horas en el Obispado de Jerez.

La ACdP, convocante de esta iniciativa, es una asociación privada de fieles católicos españoles cuyo modo de perseguir el ideal religioso es la propagación de la fe católica y el apostolado, formando e instando a los fieles a hacerse presentes en la vida pública y la acción social en medio del mundo. Para ello reúnen cada curso, en conferencias mensuales, a ponentes de interés, autoridades en la materia presentada.


Asidonia-Jerez aguarda la Pascua al pie de la Cruz

Monseñor José Mazuelos presidió los Santos Oficios del Viernes Santo en la Catedral y hará lo propio con la Vigilia Pascual a las 22:30 de este Sábado Santo

Jerez, 20 de abril de 2019.- La Liturgia puso el centro en la Cruz que, en celebración presidida por monseñor José Mazuelos Pérez en la Catedral, fue adorada en los templos y procesionada por las calles por cofradías de toda la Diócesis de Asidonia-Jerez. El Viernes Santo no hubo Eucaristía pero sí una celebración de la Palabra con lectura de la Pasión y adoración de la Cruz.

La proclamación del misterio de la Cruz en las lecturas, la invocación de la salvación del mundo por su fuerza, la adoración de la misma y la participación, finalmente, de su misterio comulgando han dado contenido a una muy participada celebración en la que la Pasión de Cristo ha sido proclamada, invocada, venerada y comulgada. Asidonia-Jerez aguarda pues la Pascua al pie de la Cruz.

El obispo diocesano presidirá también esta noche del Sábado Santo la Vigilia Pascual en la Catedral, desde las 22:30 horas. Del mismo modo está previsto que lo haga de la solemne pontifical que, el Domingo de Resurrección, tendrá lugar a las 11:30 horas. Posteriormente, a las 12:30, está previsto que salga en procesión la imagen de Cristo Resucitado que recorrerá las calles del centro de Jerez.






'Vivir con María la Cruz y la Gloria', por monseñor José Mazuelos Pérez, obispo de Asidonia-Jerez

El triduo Pascual, que comienza con la Misa vespertina del Jueves Santo y concluyen con la oración de vísperas del Domingo de Pascua, forman una unidad, y como tal deben ser considerados. Las diferentes fases del misterio pascual se extienden a lo largo de los tres días como en un tríptico: cada uno de los tres cuadros ilustra una parte de la escena; juntos forman un todo. La unidad del misterio pascual tiene algo importante que enseñarnos: nos dice que el misterio del dolor es seguido por el gozo, porque ya lo presupone y contiene en sí. Jesús expresó esto en la Última Cena cuando dijo a sus apóstoles: "estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en alegría" (Jn 16,20).

En este Viernes Santo os invito a profundizar en ese tríptico, desde la cima del Calvario de la mano de la Virgen María. Desde el Calvario, observamos aquella última cena de una forma nueva, fijándonos en la maravillosa dulzura de Cristo, que quiso sentarse a una mesa con sus discípulos, hombres débiles y limitados, sin excluir a nadie, ni siquiera al traidor que lo entregaría. Nos fijamos también en la tremenda humildad de Jesús, que siendo el Rey del Universo, se levantó de la mesa, y ceñido con una toalla, echó agua en un barreño y postrado en tierra, comenzó a lavar los pies de los discípulos. Llama la atención la gran liberalidad y magnificencia de Cristo, que se entrega a sí mismo, su cuerpo partido y su sangre derramada, en la eucaristía, anticipando sacramentalmente el Jueves Santo, lo que vivirá el Viernes en su pasión y cruz.

El Viernes Santo, la liturgia de la Iglesia nos introduce en el misterio de la Cruz, expresión suprema de la entrega amorosa de Dios que llega hasta la donación de su propia vida. En el madero, el poder de Dios se torna debilidad y amor. El verdadero amor no domina, es entrega callada, sacrificada, manos abiertas y traspasadas. Desde la Cruz, la sabiduría de Dios es para muchos necedad, porque es búsqueda de los últimos, de los pequeños y perdidos. En ella entendemos que los caminos de Dios no son nuestros caminos. Dios nos confunde: calla el Dios de los filósofos y se manifiesta el Padre de Nuestro Señor Jesucristo que quiso amar a los hombres en el abrazo de su Hijo crucificado por amor. Cristo crucificado es el gran signo del amor de Dios que ofrece su perdón y reconciliación a todos los hombres. Ahora el mismo Dios nos muestra el misterio de la vida que adquiere todo su sentido cuando está cimentada en el amor y en la humildad. Ahí está la grandeza de la cruz donde contemplamos a Jesús que siendo de condición divina, no retuvo ávidamente el ser igual a Dios. Sino que se despojó de sí mismo tomando condición de siervo haciéndose semejante a los hombres y… y se humilló a sí mismo, obedeciendo hasta la muerte y muerte de cruz (Flp 2, 6-12).
 Pero con la cruz no acaba todo. De la mano de María, que a los pies de la cruz renueva su Fiat en la Anunciación, se puede otear el horizonte de la Resurrección. La fe de nuestra madre nos invita a esperar contra toda esperanza, a no dudar de Dios y a saber que detrás de la oscuridad nos espera una luz maravillosa. La resurrección subraya el Papa Francisco, es una fuerza imparable, entraña una explosión de vida que ha penetrado el mundo. Donde parece que todo ha muerto, por todas partes vuelven a aparecer los brotes de la resurrección. En medio de la oscuridad siempre brota algo nuevo, que tarde o temprano produce un fruto abundantísimo.

Tras la Resurrección, la cruz de Cristo se ilumina y se nos muestra como el único camino para adentrarnos en las entrañas de Dios. En ella brilla la misericordia, el perdón la generosidad sin límites. La cruz es el trono desde el cual el Hijo del hombre reina como vencedor del pecado y de la muerte, porque el amor de Cristo vence sobre todos los odios, rencores, venganzas y crímenes de los hombres. Desde el corazón de Cristo se derrama una medicina de amor que sana, libera, purifica y rescata. Aquel que se deja empapar de ese amor, humano y divino, se eleva con el Señor a lo más alto de la gloria.

Con la certeza de que María Santísima, que siguió fielmente a su Hijo hasta la Cruz, nos acompaña también a nosotros, después de contemplar juntamente con ella el rostro doliente de Cristo, esperemos gozar de la luz y la alegría que irradia el rostro esplendoroso del Resucitado. Vivamos, a través de la celebración litúrgica del Triduo Santo, junto a la Virgen nuestra participación en el Misterio Pascual y llevemos allí los dolores y alegrías de nuestra vida, de la Iglesia y del mundo; renovemos nuestros compromisos bautismales, y compartamos la victoria de Cristo Resucitado en la Eucaristía.

Preparémonos para escuchar la Buena Noticia que resonará como himno de victoria: ¡Cristo ha resucitado¡ La muerte y el mal no tienen la última palabra, sino la Verdad y el Bien, Dios mismo. Dispongámonos a entrar en este tiempo de alegría y de fiesta. Pidámosle a nuestra Madre, la primera, según piadosa tradición, en ver a su Hijo resucitado, que por su poderosa intercesión nos conceda la gracia de experimentar en la propia vida la resurrección gloriosa de Cristo, que es también la nuestra.

¡Feliz Pascua de Resurrección!



jueves, 18 de abril de 2019

Cristo Sacramentado, protagonista al inicio de los Santos Oficios


Monseñor José Mazuelos Pérez presidirá también en la Catedral las restantes celebraciones de la Semana Santa: el Viernes Santo (17:00 horas), el Sábado Santo (22:30) y el Domingo de Resurrección (11:30)

Jerez, 18 de abril de 2019.- El sagrario abierto durante todo el Jueves Santo en los monumentos eucarísticos de las parroquias de la Diócesis y también en la Catedral ha sido ocupado solemnemente y en medio de la adoración de los fieles al Santísimo en la primera de las celebraciones de los Oficios del Triduo Sacro.

Monseñor José Mazuelos Pérez ha presidido la que ha tenido lugar en el primer templo diocesano que, como en todas, ha contenido el rito del lavatorio de pies en el que el obispo de Asidonia-Jerez ha repetido el gesto del Señor con sus apóstoles que recoge el evangelista San Juan como inauguración del camino pascual de Cristo.

Las siguientes celebraciones previstas son las propias del Viernes Santo (17:00 horas) y el Sábado Santo (22:30 h.). Ésta última, la Vigilia Pascual, abrirá la jornada gloriosa del Domingo de Resurrección. La solemne pontifical (11:30 h.) y posterior salida en procesión de Cristo Resucitado (12:30 h.) completarán las celebraciones.




martes, 16 de abril de 2019

La bendición de los óleos para los sacramentos y la renovación de las promesas sacerdotales han dado contenido a la Misa Crismal

Monseñor José Mazuelos Pérez ha presidido en la Catedral esta celebración que la Diócesis de Asidonia-Jerez adelanta siempre apartándola del Jueves Santo

Jerez, 16 de abril de 2019.- El Santo Crisma está ya bendecido y distribuido para su uso en las celebraciones de sacramentos como los del Bautismo, la Confirmación o la Unción de Enfermos en las parroquias de Asidonia-Jerez durante todo el año. La Misa Crismal, presidida por monseñor José Mazuelos Pérez, ha cumplido con esta tradición que la Diócesis adelanta al Martes Santo.

Se trata asimismo de la anual asamblea sacerdotal en la que los miembros del clero renuevan sus promesas de la Ordenación. Es un signo de comunión de los presbíteros con el pastor si bien no es una celebración sólo para ellos sino una ocasión para que los fieles también participen de un encuentro en el que, al fin y al cabo, reciben su bendición los óleos que recibirán durante su vida sacramental.

Las siguientes celebraciones previstas son las propias de los Oficios del Triduo Sacro que tendrán lugar el Jueves y Viernes Santo (17:00 horas en ambos casos) y el Sábado Santo (22:30 horas). Ésta última, la Vigilia Pascual, abrirá la jornada gloriosa del Domingo de Resurrección, con pontifical (11:30 horas) y posterior salida en procesión de Cristo Resucitado (12:30 horas).





domingo, 14 de abril de 2019

Las palmas y los ramos envuelven el júbilo con el que los fieles llegan en los templos al inicio de la Semana Santa


Monseñor José Mazuelos Pérez ha presidido la Procesión de Palmas que ha comenzado en San Dionisio y la posterior celebración en la Catedral con lectura de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo según San Lucas

Jerez, 14 de abril de 2019.- Las palmas y ramos han abierto la Semana Santa. La bendición y procesión de estos signos recordatorios de la entrada de Jesús en Jerusalén antes de su Muerte y Resurrección han sido prolegómeno, desde San Dionisio, de la celebración que, presidida en la Catedral por Monseñor José Mazuelos Pérez, ha acogido la lectura del relato evangélico que evoca su Pasión según San Lucas.

El obispo diocesano, que ha hecho presente su mensaje para estos días en una homilía cuajada de referencias al tiempo de conversión que ha constituido la recién terminada Cuaresma, ha comenzado a colocar a los fieles ante el misterio de la Pascua que nos llega. El pastor presidirá todas las celebraciones que la Santa Iglesia Catedral de San Salvador acogerá hasta la solemnidad de la Resurrección de Cristo.

La siguiente celebración prevista es la Misa Crismal (Martes Santo, 11:00 horas). Los Oficios del Triduo Sacro tendrán lugar el Jueves y Viernes Santo (17:00 horas en ambos casos) y el Sábado Santo (22:30 horas). Ésta última, la Vigilia Pascual, abrirá la jornada gloriosa del Domingo de Resurrección, con pontifical (11:30 horas) y posterior salida en procesión de Cristo Resucitado (12:30 horas).

El Domingo de Ramos es también día para que la Catedral reciba a las primeras seis cofradías en hacer estación de penitencia en el primer templo diocesano de las más de 40 que lo harán hasta la noche del Viernes de Dolores. En todos los casos un canónigo recibe a cada una de ellas, intercambia varas con uno de sus nazarenos y dirige las preces que rezan todos los miembros de cada cortejo.